El vino, como alimento que es, contiene nutrientes. Y aunque nos pese, también supone un aporte calórico que tener en cuenta a la hora de valorar nuestro consumo diario de calorías. Por ello, es importante que conozcamos las calorías que contiene una copa de vino, para que sepamos cómo afecta su consumo a nuestro balance calórico.

copa vino brillante

Según la Guía de Alimentación y Salud de la UNED, el aporte calórico diario recomendado es:

2.200 kcal para mujeres de entre 25 y 50 años. Tomando como media de referencia a una mujer modelo de 163 centímetros de altura y 63 kilogramos de peso.
2.900 kcal para hombres de entre 25 y 50 años. Tomando como media de referencia a un hombre modelo de 176 centímetros de altura y 79 kilogramos de peso.

Sabiendo ya cuál es la cantidad de calorías que no debemos sobrepasar en el consumo alimenticio de nuestro día a día, solo queda saber cuántas calorías nos aporta una copa de vino para tenerlo en cuenta a la hora de planificar nuestra dieta.
CÓMO SE CALCULA

El aporte energético, es decir calórico, del vino viene definido por el contenido de alcohol. Por ello, el número de calorías aportadas variará en función del tipo de vino, de la variedad de las uvas con que se elabore, del tiempo de maduración, etc.

Para entender cómo se calcula el contenido calórico del vino nos serviremos de un ejemplo:

Vivanco Crianza

Imaginemos un vino tinto Vivanco Crianza con un volumen de alcohol del 13,5 %. Si una botella de vino de 75 cl (750 ml) suele dar para unas 7-8 copas de vino aproximadamente, tenemos que el contenido medio de una copa es de 750 ml/ 7’5 = 100 ml.

De esos 100 ml de vino, el 13,5% son de alcohol, más concretamente de etanol. El 13,5% de 100 ml son: 13,5 ml. La densidad del etanol es de 0,8 gr por mililitro.

Esto quiere decir que un volumen de un mililitro de alcohol pesará 0,8 gramos. Por lo que 13,5 ml pesarán: 13,5 ml x 0,8 gr/ml = 10.8 gramos.

Recapitulando: una copa de vino con una graduación alcohólica del 13,5% y de 100 ml de volumen contiene 10,8 gramos de alcohol. Sabiendo que cada gramo de alcohol aporta una energía de 7 Kcal: 10,8 gr X 7 kcal/gr = 75,6 kcal.

Nuestra copa de vino nos daría un aporte energético de 75,6 kcal en este caso concreto. Esta cantidad, supondría aproximadamente el 3,44 % del aporte calórico diario en la dieta de una mujer y el 2,6 % aprox. en la de un hombre.

brindis vino blanco

Análogamente, aplicando este mismo cálculo, podríamos concluir que una copa de vino blanco Vivanco Viura-Malvasía-Tempranillo con un volumen de alcohol del 12,5 % aportará 70 kcal, o que una copa de vino rosado Vivanco Tempranillo-Garnacha con un volumen alcohólico del 13,5 % proporcionará a nuestra dieta 75,6 kcal.
APORTES CALÓRICOS DE NUESTRO DÍA A DÍA

Para ver más claramente a cuanto equivalen estos aportes calóricos podemos compararlos con el de otras bebidas alcohólicas y alimentos:

    Una manzana -> 52 kcal
    Copa de vino blanco Vivanco Viura-Malvasía-Tempranillo (100 ml) -> 70 kcal
    Copa de vino tinto Vivanco Crianza (100 ml) -> 75,6 kcal
    Copa de vino rosado Vivanco Tempranillo-Garnacha (100 ml) -> 75,6 kcal
    Yogur natural (100 gr) -> 82 kcal
    Un huevo duro -> 147 kcal
    Una cerveza (330 ml) -> 150 kcal
    Un combinado de ron (25 ml) con refresco de cola (250 ml)-> 176 kcal
    Pan de trigo blanco (100 gr) -> 255 kcal
    Arroz blanco (100 gr) -> 354 kcal
    Queso manchego (100 gr) -> 376 kcal
    Chocolate con leche (100 gr) -> 550 kcal

cinta metricaAutor: Pink Sherbet Photography

¿Quiere decir esto que el vino engorda? Pues sí y no. Todo aquello que ingerimos, a excepción del agua, conlleva un aporte energético. Si al final del día no compensamos las calorías que hemos ingerido con las que hemos gastado, los nutrientes sobrantes se acumularán en nuestro cuerpo en forma de grasa. Sin embargo, en el caso del vino, a diferencia de otras bebidas con alcohol, no estamos hablando de calorías “vacías”, o calorías sin aporte nutricional. El vino contiene, además de alcohol, muchos otros nutrientes como sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro o vitamina B6.

Además, según la Organización Mundial de la Salud, el vino contiene resveratrol, un potente antioxidante natural que proviene de la uva y que ayuda a sintetizar el colesterol HDL, (High Density Lipoprotein) lo que conocemos como colesterol “bueno” y a reducir los niveles de colesterol LDL (Low Density Lipoprotein) o colesterol “malo”. Con lo cual, podemos decir que un consumo de vino moderado ayuda a reducir el nivel de grasas en nuestro organismo.

vendimia uvas

En cualquier caso, como pasa con todos los placeres gastronómicos a nuestro alcance, en la moderación está la clave. Así que lo fundamental es estar bien informados para conocer la cantidad exacta de calorías que estamos consumiendo. Y para hacer más sencilla esta labor, desde Vivanco os facilitamos una lista con el aporte calórico de cada uno de nuestros vinos: